Posteado por: kalicom | 12 marzo 2010

Las gallinas somos así

Los seres humanos han ido seleccionado y cruzando a las gallinas desde hace milenios. Unas veces para que engorden, otras para que pongan muchos huevos. Pero las gallinas tenemos nuestros propios instintos y lo que en realidad nos gusta es poner una docena de huevos antes de sentarnos a incubarlos. De esa manera todos los pollitos saldrían del cascarón a la vez. Para entendernos, en vez de estar venga y venga, poniendo huevos todos los días, a las gallinas lo que nos gusta es poner tres o cuatro camadas al año.

Para eso las mejores épocas son la primavera y el verano, porque necesitamos un mínimo de 14 o 15 horas de sol al día para que se desarrollen bien los óvulos que luego se convierten en los huevos.

Una vez puestos, y antes de que pasen doce días, empollamos los huevos mientras mascullamos ese cacareo que los humanos llamáis cloqueo.

Desde luego en las explotaciones industrializadas lo pasamos fatal porque para las gallinas poner huevos es algo importante que requiere seguridad, comodidad y privacidad. Como las mujeres, cuando las gallinas vamos a ser mamás estamos sensibles y nos sentimos vulnerables. Por eso para poner los huevos preferimos lugares oscuros y acogedores, frescos, secos y bien aireados. Es ideal una caja de madera con un lecho de viruta, por ejemplo, y que tenga la entrada a un lado para que podamos tener intimidad mientras estamos poniendo.

Si se rompe algún huevo, preferimos que el granjero lo retire, y además nos gusta que el ponedero esté siempre bien limpio.

¿Las gallinas somos listas? Pues depende de a qué gallina le preguntes, pero lo cierto es que nuestro comportamiento social es bastante complejo y muchas de nosotras somos la mar de astutas. Os cuento un ejemplo: yo, que soy una gallina que se mueve con libertad por la granja, sé que si la granjera no encuentra huevos en el nidal saldrá a buscarlos; entonces lo que hago es engañarla y pongo unos en el nidal y otros en sitios escondidos que sólo me sé yo. Así unos huevos se los queda ella y otros yo para incubarlos.

Dentro del gallinero tenemos amigos y enemigos, y cuando aparece un gallo no os creáis que se va con todas en plan orgía. La cosa es más complicada y siempre hay una jerarquía y hay una esposa preferida, que es la que duerme a su lado. Además os aseguro que no es raro que un gallo se enamore de una gallina y le sea fiel para siempre, rechazando a las otras.

También nos gusta divertirnos, corretear y gastar bromas: tengo una amiga que se esconde entre las matas y cuando pasa el perro salta, le asusta y sale corriendo. Además, cuando ocurre una desgracia nos deprimimos, como todo el mundo.

Fdo: La gallina Celestina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: