Posteado por: kalicom | 12 mayo 2010

¿Las granjas familiares tienen futuro?

Hay quien dice que la producción de huevos ya sólo tiene sentido y futuro a escala industrial, pero eso no es verdad.

Es evidente que la producción a gran escala permite optimizar el proceso en cuanto a la estrategia, la sanidad o el transporte. Las macro explotaciones tienen un mayor poder de compra e incluso son capaces de sostener procesos adicionales como la producción de alimento o la obtención de ejemplares reproductores. Incluso su volumen les permite negociar con más solvencia ante las redes de distribución y venta.

El problema es que este gigantismo, este maquinismo, esta primacía de la productividad pasa por una inaceptable tortura de los animales que son el núcleo y la base del propio negocio: las gallinas.

Por lo tanto, con una mentalidad protectora, con una visión animalista del tema, con una sensibilidad más afinada, hay que plantearse si es viable comercialmente la producción y venta de huevos a partir de explotaciones pequeñas de tipo familiar. La respuesta es, evidentemente, sí.


De hecho esto ya se está dando en muchos países, pero exige algo fundamental: que los productores trabajen de forma coordinada, logrando así, por efecto multiplicador, gozar simultáneamente de las ventajas de la producción clásica y de la comercialización a gran escala. Se trata de crear asociaciones de pequeños productores que, trabajando de manera combinada y sincronizada, puedan incluso plantearse la exportación de sus productos, evitando situaciones de monopolio por parte de los grandes productores industriales.

En este trabajo coordinado la cooperación es la clave, porque los pequeños productores deben comprometerse a respetar unas normas comunes que se ajusten a los requerimientos del mercado en materia de cantidad, calidad, homogeneidad y continuidad. Granjas de 1.000 a 5.000 ponedoras, trabajando de forma orquestada, pueden compensar los baches individuales de postura por la reposición de pollas, de manera que otros miembros del grupo de granjeros estén en ese mismo momento en plena producción, garantizando así el abastecimiento.

El mercado cada día se sensibiliza más en lo referente al trato que reciben las gallinas ponedoras y, poco a poco, se viene fraguando una corriente de opinión que exige la producción sin sufrimiento.

Ahí tienen mucho que decir unas pequeñas explotaciones familiares en las que los animales puedan moverse con la suficiente libertad y sean alimentados de forma más natural.

El secreto del éxito está en trabajar unidos, en ser cooperativos y no competitivos, y en formarse adecuadamente para estar a la altura del comercio y de las demandas de los consumidores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: