Posteado por: kalicom | 25 junio 2010

Razas de gallinas españolas: Murciana

Como tantas otras autóctonas de nuestro país, la Murciana es una raza que han puesto en peligro de extinción la práctica desaparición de la avicultura tradicional y la hibridación. Su cría se restringe a la región de Murcia y en especial a la localidad de Lorca. Por fortuna, hay ganaderos murcianos decididos a preservarla, que han creado incluso una asociación para evitar su desaparición.

Entre las peculiaridades de las murcianas está la de ser unas gallinas muy escandalosas, que organizan un tremendo alboroto cuando escuchan algún ruido extraño, lo que las convierte en buenas cuidadoras de la casa.

Es una gallina de tipo mediterráneo, rentable tanto por su capacidad ponedora como por su interés cárnico. Sus huevos son de color crema rosáceo y pesan un mínimo de 50 gr. Sus gallos dan en la báscula algo más de tres kilos y las gallinas, poco más de dos.

Morfológicamente, el gallo tiene la cabeza grande y ancha. Su cara es lisa y de color rojo vivo; la cresta es sencilla, grande, derecha y con entre cinco y siete dientes bien definidos, perpendiculares a la curva de la cabeza, con el espolón pegado a la línea del cuello y de color rojo vivo.

Las barbillas son grandes y colgantes, con el borde inferior redondeado y de color rojo vivo. La orejillas son moderadamente alargadas, pegadas a la cara y de color blanco. En cuanto a los ojos, son redondos y proporcionados al rostro, con el iris castaño rojizo.

El pico es mediano, fuerte, curvado y de color amarillo. El cuello es robusto y de longitud mediana, con una esclavina abundante que descansa sobre la espalda.

El tronco es ancho, largo, bien desarrollado y ligeramente inclinado hacia atrás;  el dorso es ancho, está ligeramente inclinado desde el cuello hasta la hoces, pero con tendencia  la horizontalidad.

Tiene numerosos caireles que casi entran en contacto con la esclavina. El pecho es ancho, largo y robusto; la cola de tamaño mediano, con las timoneras anchas y superpuestas. Las hoces caudales, tienden a la verticalidad. En cuanto al abdomen es ancho, profundo y bien desarrollado.

Pasando a las extremidades, tiene las alas bien plegadas  y unidas al cuerpo, de anchura inferior a su longitud. Los muslos son fuertes y robustos, los tarsos, proporcionados al tamaño del ave, son lisos y de color amarillo. Tiene cuatro dedos fuertes, abiertos, derechos y de color amarillo.

La morfología de la gallina es en general la misma que la del gallo, pero guardando las proporciones propias de la hembras.

La cresta está algo caída hacia un lado. Las barbillas y las orejillas son redondeadas. La espalda es horizontal. La cola menos vertical que en el gallo, formando un ángulo de 45° respecto a la horizontal.

Hay dos variedades de color de pluma: la asalmonada y la plateada.

En el gallo de la variedad asalmonada, la cabeza y la esclavina son de color blanco crema, con un ligero flameado gris. El pecho es negro. Los hombros y el dorso tienen una mezcla de blanco crema con rojo. Los caireles son como la esclavina, pero con el flameado gris más reducido. El espejo del ala es blanco crema. La cola es negra con reflejo verdoso. Las coberteras grandes de las alas son negras con reflejo verde. Las remeras secundarias tienen las barbas internas de color negro grisáceo, y las externas son de color crema, casi blanco. Las remeras primarias son negras.

En la gallina de esta variedad, la cabeza y el cuello son asalmonados con flameado marrón oscuro, sin ser negro. El pecho y las plumas que cubren los muslos son de color blanco crema. El dorso y los hombros son de color salmón de tono uniforme en toda su extensión pero con un leve ribeteado más claro. Las coberteras de las alas son un poco más claras que el dorso. La cola también es asalmonada en su principio, pero con los extremos de las plumas timoneras más o menos oscuros, sin llegar a negros, formando frecuentemente un ribeteado.

En la variedad plateada, el gallo es similar al de la asalmonada, pero sin los tonos rojizos o marrones del dorso y de los caireles; es decir, blanco puro, con una esclavina muy blanca y el espejo del ala también blanco. La gallina tiene en la esclavina, el dorso y parte de las alas una coloración que puede variar entre el claro y el oscuro (blanco, crema, marrón claro), pero con briznas negras o grisáceas y, a veces, de color gris verdoso. El pecho, el vientre y la zona alrededor de la cloaca es crema casi blanco o blanco puro. La cola es negra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: