Posteado por: kalicom | 7 agosto 2010

Conociendo a “don huevo”

 

Casi todo el mundo ha comido huevos de gallina alguna vez en su vida, y hay mucha gente de todo el mundo que lo hacen con frecuencia, porque el huevo permite una gran variedad de preparaciones: salsas, pasta, flan, tortillas, revueltos, galletas, cremas, rellenos, helados, sopas, tortas, pudines…

Sea blanco o marrón, el huevo es muy digestivo y tienen unas proteínas altamente nutritivas, además de colaborar a la salud de la visión con su luteína y su zeaxantina. Es también una fuente de colina, sustancia de gran importancia para el desarrollo del cerebro.

Su tamaño varía con la especie de gallina y su alimentación. Desde el punto de vista comercial, los que tienen más de 68 gramos son considerados de tamaño “Especial”, los de tamaño “Extra” tienen entre 61 y 67 gramos, los clasificados como “Grande”, entre 54 y 60. Se califica como “Mediano” al huevo que pesa entre 47 y 53 gramos, y “Chico” al que da en la báscula entre 40 y 46.

En una dieta equilibrada, que debe comprender hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales, el huevo es un elemento muy interesante porque sólo aporta 70 calorías (lo mismo que una pieza de fruta), y proporciona una excelente concentración de proteínas y una gran variedad de vitaminas y minerales.

La clara sólo tiene 17 calorías y la yema, que no pasa de las 59, si bien contiene grasas, éstas suponen un total de 4 a 4,5 g por unidad, de las cuales 1,5 g son grasa saturada y el resto insaturada (en especial monoinsaturadas, que son beneficiosas para el organismo).

En lo que se refiere al aporte vitamínico y mineral, del huevo obtenemos vitaminas A, E, D, Ácido Fólico, B12, B6, B2, B1, hierro, fósforo y zinc. Todas las vitaminas A, E y D se encuentran en la yema. De hecho, la yema del huevo es uno de los pocos alimentos que contienen vitamina D en forma natural.

Superada ya la vieja leyenda de que el huevo es malo para el colestrol, la Asociación Cardiaca Americana estableció en el año 2000 que una persona sana puede consumir hasta un huevo diario ya que la mayoría de sus grasas son insaturadas y no saturadas, que son las responsables del incremento del colesterol en sangre.

De hecho, países como Japón, España y Francia (que son los mayores consumidores de huevos) tienen los menores índices de mortalidad cardiovascular entre los países industrializados.

La cáscara del huevo no debería lavarse porque contiene una película de protección que se pierde con el lavado y lo hace más vulnerable a la entrada de bacterias o virus, ya que la cáscara no es impermeable y contienen entre 7000 y 17000 poros. De hecho, cuando las industrias lavan los huevos, los recubren posteriormente con una capa protectora. Por todo ello, nunca se deben comprar huevos que tengan la cáscara rota o sucia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: